jueves, 21 de agosto de 2008

Internet en nuestra casa

Siempre he pensado que la ducha es un gran lugar (o un gran momento) para reflexionar distraídamente, por si se desparrama alguna idea por el jabón que cae de nuestra cabeza. De hecho, si formara parte del departamento de Marketing de Pantene propondría inventar una nueva propiedad que se describiría así: “Brilla tu cabello, y tu mente. El Nuevo Pantene SojaMens (porque hoy todo es gracias a la soja) crea un efecto masaje que estimula el cerebro”. Bueno, después de este enjabonado inciso, voy a lo que voy.
Encontrábame yo en la ducha y entre todas las chorradas que se le pasan a uno por la cabeza (“he de cortarme el pelo”, “un poco de agua fría”, “no saldría de aquí en la vida”, “en realidad no es tan pequeña…”) me quedé con la mas gorda: “¿la convivencia hace que naveguemos menos por Internet?”. No, no me refiero a la convivencia con papá y mamá. Eso no es convivencia. Es verse a la hora de comer en la mayoría de los casos. Me refiero a alguien con quien realmente hayas decidido compartir vida (pareja, matrimonio, fuckfriend, amigo, amiga, desconocido y misterioso erasmus…).
Pensadlo. Cuando vives con alguien a quien realmente te gusta encontrar cuando llegas a casa, se suelen hacer más actividades en común que individuales (pensad un poco más allá de lo primero que se os ha ocurrido). Una de ellas es ver la tele. Y por eso es que aun seguirá viva mucho tiempo. Porque a pesar de que no es el entretenimiento perfecto, esta enfrente del sofá o de la cama, solo requiere apretar un par de botones y si no te gusta lo que ves, puedes criticarlo con el de al lado.
Ahora pensad en Internet. No se si habéis experimentado alguna vez lo terrible que es estar en un grupo de amigos con YouTube delante. Todos dicen a la vez “mira, os voy a enseñar una cosa”, entre muchos intentos de apoderarse del teclado en forma de "a ver, a ver, dejame que...". Y así se pasan horas. Y al final todo se ve a medias porque todo el mundo se interrumpe enseñando o buscando otras cosas. Es algo parecido a una conversación. “Yo aporto esto”, “Pues yo esto” y “Coño, dejadme aportar de una vez”. Esa es la dinámica.
En un texto sobre el futuro de la comunicación de masas, dije que gracias a Internet, el público pasaría de ser “espectador” (consume lo que le echan y si no le gusta apaga y en paz) a “buscador” (busca si lo que quiere consumir está en la red). La busqueda es una tarea esencialmente individual. Cuando no lo es, es fácil que sea más lenta y que acabe derivando a un ítem distinto al original. Por ello, pienso que Internet como entretenimiento es una actividad esencialmente individual. Pero, ¿Por qué?
Por que el PC es demasiado P. Personal para los que se están rascando la cabeza. Es de manejo individual y de visualización incómoda para más de dos. No sé que soluciones se podrían adoptar para que Internet sea un verdadero entretenimiento colectivo como lo es la Tv hoy. Por lo pronto, lo único que se me ocurre, es que hay que diversificar sus plataformas. ¿A quien no le gustaría poder navegar en compañía desde el sofá de caa, con un elegante LCD de 40 pulgadas, una interface agradable y simplificada (enfocada únicamente al entretenimiento) home cinema, un mando con sensor de movimiento tipo Wii y un discreto teclado escamoteable en la esquina del sofá? Pues eso.

Sean felices

Ser Romero

2 comentarios:

eltemponauta dijo...

Concepte interesant el de "buscador". I molt d'acord. Tot i aixi aquest concepte penso que s'anirà reduint amb la personalització d'espais virtuales (només cal mirar youtube, video que ves, videos similares que aparecen para que, NO BUSQUES, ESCOJAS!) Per tant penso que ho del "buscador" es totalment cert, estem en aquest espai ara, però d'aquí poc ens especialitzarem i potser pasem a ser més que buscadors: "seleccionadors".

LerKreL dijo...

Para echarnos unas risas viendo videos de monos tirandose peos no hace falta una sony bravia de 300" xDD